El pastor de cabras me enseñó algo que todo estudiante de Kung fu debe saber

Hace ya algunos años, no muchos, pero sí unos 7 años. Todavía no se llevaba tanto aprender online, y menos Kung fu.

Parecía algo imposible eso de aprender un arte marcial a través de una pantalla, y este pensamiento era motivado por muchos profesores que se sentían inseguros con la llegada de lo «online». Les entiendo perfectamente, me pasa lo mismo ahora con Tik tok, Twitch y el Metaverso.

La historia es que, cuando mi escuela de Kung fu ya tenía entre dos y tres años, se me ocurrió plasmar los conocimientos del Kung fu de los Monjes Shaolin en Youtube.

Si, ahí empecé mi canal de youtube. Enseñando Kung fu a través de una pantalla.

No lo hacía para llegar a las masas. Lo hacía para mis alumnos de la escuela física. A los que veía todas las semanas.

Les enseñaba en clase y luego grababa la forma, el calentamiento o lo que fuese para que en su casa repasasen y no se les olvidara de una semana a otra.

Esto funcionó. Y sigue funcionando, Pero…..y lo pongo en mayúsculas PERO!!

Ahora viene lo más impactante de esta historia y el por qué has entrado aquí a leer.

Shifu Dani Galindo meditando

Un día, estaba planteando entrenamientos, didáctica de clase y cómo llegar mejor a todos los alumnos, y sobretodo a aquellos que tienen grandes dificultades para aprender.

Desde siempre he querido forjar los mejores guerreros, y me preocupo por la enseñanza. Algo que deberían hacer muchos profesores…ejem…

La cosa es que ese día, de repente recibo el siguiente mensaje por Facebook:

«Hola Shifu Dani, le escribo desde las montañas de Perú. Soy Pastor de Cabras y siempre quise aprender Kung fu.

Quería agradecerte tus enseñanzas y todo el trabajo que haces. Gracias a tus vídeos aprendo Kung fu aquí en mi tierra, donde no tengo la oportunidad de ir a una escuela de Kung fu. Te mando un vídeo con lo que he aprendido a ver si te gusta. Mil bendiciones Maestro!»

Y yo: ¿Cómo? ¿¡What!? ¿Un pastor de cabras perdido en las montañas del Perú?

¿Qué va a aprender este buen joven desde ahí sin guía y simplemente con unos tutoriales en un teléfono móvil?

Le doy a Play, y lo que vi, cambió por completo mi cabeza y mi comprensión de la enseñanza…

El chico, que tendría entre los 18 y los 65 años. Exactamente no lo sé, pero por ahí, realizaba las formas y las posiciones muchísimo mejor de lo que podía haber imaginado nunca.

Me dejó bastante desconcertado.

Este año aprendí la espada de borracho (Shifu Dani Galindo)

Se movía genial. Había que perfeccionar muchas cosa, claro está. Pero para haber aprendido él solo entre cabra y cabra… lo que estaba visualizando era fantástico!!

Hablé con él, y me comentó que le hacía muchísima ilusión tener la capacidad de aprender a través de los vídeos. Que entrenaba una hora al día todos los días y que siempre que podía hacía las formas cuando los animalitos pastaban…

La enseñanza que saqué de esto es que, a veces, el Maestro puede esforzarse muchísimo por un alumno, pero la mitad o más del trabajo lo tiene que realizar él.
Si el alumno no quiere, no vas a conseguir que aprenda nada. Y si el alumno quiere, va a absorber hasta cosas que ni siquiera has enseñado con intención.

A partir de ahí me dije que iba a llevar el Kung fu al mundo entero y sobre todo a aquellas personas que desean aprender, y que tienen ganas de vivir.

Si un Pastor de cabras puede aprender Kung fu perdido en las montañas del Perú profundo…. ¿eres tú capaz de hacerlo ahora?

Si crees que sí y sobre todo quieres. Me encantaría que pinchases el siguiente enlace donde encontrarás mi último curso de Kung fu. Puede coger ese u otro. El que más te guste.

Nos vemos en clase, y si no te veo, nunca olvides que el Kung fu da Felicidad a aquellos que lo practican con tesón.

Amitabha!

Shifu Dani Galindo,

Pincha en la imagen para acceder a los cursos 🙂